sábado, 17 de diciembre de 2011

Jonah Lomu


Si pudiéramos hacer un comparación entre el rugby moderno, sus jugadores y sus puntos de inflexión podríamos poner en medio de esta línea temporal a este personaje. Quizás el jugador de rugby más famoso de todos los tiempos y con seguridad la primera estrella mundial y globalizada de este deporte. Su explosión mediática coincidió con la explosión mediática del rugby. Así que podríamos decir que no hay uno sin el otro. Quizás sea demasiado mérito otorgarle todo ese poder a una sola persona. Pero como en tantas cosas en la vida, él fue el punto del iceberg de otros miles de jugadores que lucharon por lo mismo. Hoy, después de que ustedes con sus votos hayan decidido incluirlo en el “XV Histórico del Mundo” y convertirle en Jugador Legendario, hablamos de... Jonah Lomu (foto). El 12 de mayo de 1975 en Auckland, de padres tonganos, nació la que hasta hoy es la mayor estrella de rugby mundial: Jonah Tali Lomu. Creció en Manguere, uno de los suburbios más pobres de Auckland, y pronto comenzó a jugar al rugby, donde en un principio debido a su tamaño fue considerado como un delantero nato. Pero el rugby moderno estaba naciendo por aquel entonces y no pasó desapercibido por sus entrenadores. Su gran envergadura, su fuerza y su velocidad le convertían en un winger perfecto para la selección de All Blacks.
Así, con 196 centímetros, 119 kilogramos y 10,89 en los 100 metros lisos y jugando de winger 3/4 comenzó a forjarse la leyenda. Pasó por todas las categorías inferiores de Nueva Zelanda dejando constancia de su calidad y su fuerza pero no fue hasta 1994 cuando jugando en el Seven de Hong Kong saltó a la fama. Fue el más joven en debutar con la camiseta negra de los All Blacks con 19 años y 45 días en un test mach frente a Francia. Desde entonces fue una estrella mundial.
  Llegó la Copa del Mundo de 1995 y a punto estuvo de quedarse fuera de la convocatoria debido a un bajo nivel de forma, que supo contrarrestar participando en las series nacionales de rugby 7 (Seven) en Nueva Zelanda y alcanzando así un nivel óptimo. Aquel puede decirse que fue su asalto definitivo a la fama mundial. Siete ensayos en el torneo, 4 de ellos en la semifinal frente a Inglaterra quedando grabado en la memoria de todos aquel que pasa por encima a Mike Catt (foto). 
Después de ese portentoso partido, los Sudafricanos pudieron contenerle con una férrea defensa que llegó incluso casi a anularle. Lomu, sabía lo que tenía, y sabía usarlo. Después de su gran actuación en el mundial fichó por Auckland Blues donde consiguió 13 ensayos (tries) en los tres años que estuvo allí. El año 1996 fue un año especial para el hemisferio sur, ya que se celebraba el primer “tri nation”, que fue a parar a manos de los All Blacks con una brillante actuación de Jonah Lomu.
  Ese mismo año se le diagnosticó una rara enfermedad de riñón que condicionaría su carrera deportiva a partir de ese momento. Después, campeón de los juegos de la mancomunidad en 1998, del Tres Naciones en 2002, y alguna gira con los All Blacks por el hemisferio norte. En el mundial de 1999 también formó parte de la selección de Nueva Zelanda consiguiendo esta vez 8 ensayos, y siendo uno de los pocos que se salvó de la quema después de la debacle de su selección. Y convirtiéndose en el jugador con más ensayos (tries) en los mundiales. Aunque continuó jugando en los All Blacks hasta 2002, la enfermedad seguía afectando al ala, y tuvo que dejar el Súper 14 y con ello los All Blacks. Lomu jugó 185 partidos en los que consiguió 122 ensayos (tries) con 63 “caps” (partidos entre naciones) y 37 ensayos (tries). Después de un trasplante en 2004  y de una rotura de hombro intentó volver en North Harbour, Cardiff Blues, Marseille Vitrolles pero ni él ni el rugby eran lo mismo. Ahora continúa unido al mundo del rugby ofreciendo clínicas, conferencias y haciendo entrenamientos a niños donde la llaman. En 2007 se le otorgó la orden de mérito en la lista de honor de la reina, fue la imagen y el personaje de un juego de ordenador, imagen de Adidas… Todo un icono dentro y fuera de las canchas, uno de los más grandes, aunque nunca sabremos cual podía haber sido su verdadero potencial si no hubiera sido por las lesiones. Pero siempre nos quedará el recuerdo de su juego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada